Peticiòn para Riccardo Orioles

Luca Salici es un periodista italiano que nació en Catania, Sicilia Oriental, hace 34 años. En la actualidad, vive y trabaja con su familia en Roma, la capital. Luca es parte de una generación que conoce profundamente la precariedad económica y existencial, un drama tremendo en un país que muchas veces olvida el deber constitucional de ofrecer apoyo a sus ciudadanos. Luca pertenece a una generación de periodistas que, día a día, contribuye a la libertad y la conciencia cívica de la democracia italiana. Una generación que, más allá de la precariedad económica, conoce también la violencia de las organizaciones criminales. En Italia, en el 2016, 412 periodistas fueron amenazados. Hace un tiempo que Luca no puede tolerar la profunda injusticia que vive un periodista italiano, un maestro de vida para muchos jóvenes, un hombre que todo el Estado italiano y su pueblo deberían reconocer como un gran intelectual y escritor. Se llama Riccardo Orioles. Tiene 67 años, es un periodista que en los años ’80 fundo un periódico que merece un lugar en la historia del periodismo italiano. Se llamaba I Siciliani – Los Sicilianos. El director del periodico se llamaba Giuseppe Pippo Fava; pintor, dramaturgo, escritor, guionista y periodista. Todo un intelectual. Para algunos, una especie de Pasolini sureño. El 5 enero 1984 la mafia asesinó a Pippo Fava. Cinco disparos mientras estaba en su coche, cerca de un teatro ciudadano, esperando a la nieta que había actuado en una comedia. En los ’80, se decía que en Catania no había mafia. No, la mafia aparecía como una cuestión de la Sicilia occidental, de Palermo, de Trapani. Hoy Riccardo vive en la ciudad de Milazzo, donde nació. Tiene una jubilación que no le permite de seguir su vida con dignidad, una vida vivida con la “espalda recta”. Sufre de una grave patología cardiaca y los tratamientos son muy caros. Riccardo, desde el 6 de enero 1984, sigue trabajando y formando nuevas generaciones de periodistas. Son cientos los cronistas que deben a Riccardo una formación en muchos temas, sobre todo en las investigaciones sobre la mafia. Por estos años, las apelaciones a la Orden de los Periodistas y a la Federación de la Prensa fueron inútiles, no dieron sus frutos. Por eso, Luca Salici, a través de la red y de la plataforma change.org, abrió una petición al Gobierno Italiano para que Riccardo pueda disfrutar de una ley italiana, conocida como Ley Baccheli, que permite a ciudadanos illustres que vivan en situaciones de precariedad económica de tomar una pensión vitalicia. Riccardo merece vivir con dignidad. En pocos días, más de 25.000 personas suscribieron esta petición que. Los medios no han ignorado esta historia que se viralizó. También Syriza, el partido griego, se ha unido a la campaña.

LINK https://www.change.org/p/una-pensione-da-giornalista-per-riccardo-orioles